¿Necesitas aprobación externa? pautas para solucionarlo.

¿Necesitas aprobación externa? pautas para solucionarlo.

Vivimos inmersos en una sociedad que se enriquece por las diferencias que existen entre las personas que la formamos. La educación recibida y las experiencias vividas hacen que cada persona tenga un desarrollo singular que le lleva a tener su propio punto de vista sobre aquellas cuestiones que se va encontrando.

A pesar de esto, en demasiadas ocasiones, resulta complicado expresar nuestra opinión o punto de vista. Ya que, existe una tendencia, más o menos generalizada, a pensar que si expresamos un punto de vista diferente al de otras personas entraremos en un conflicto o nos dejarán de lado.

Es este uno de los motivos que lleva a las personas a guiarse más por la necesidad de aprobación externa que a dirigir su vida por lo que ellas mismas deseen u opinen.

Resulta muy importante identificar si mantenemos esta dinámica en nuestra vida, puesto que es muy perjudicial para nuestro correcto desarrollo, así como para tener relaciones saludables, en las que podamos comportarnos tal y como somos. Puesto que dicha tendencia, lo que esconde tras de sí es una invalidación de nuestros pensamientos, lo cuales a veces ni son escuchados por nosotros mismos, en pro de encajar en el grupo.

Veamos algunos ejemplos para identificar si tienes una excesiva necesidad de aprobación externa:

  • Cuando estás inmerso en una conversación en la que piensas que pueden desaprobar tu opinión, muestras acuerdo, aunque los argumentos de la otra persona no encajen con lo que piensas.
  • El desacuerdo de los demás contigo te genera malestar en forma de enfado, tristeza o preocupación.
  • Te disculpas cuando no estás de acuerdo con alguien.
  • Priorizas que el resto de personas se sientan bien, motivo por el que no expresas disconformidad.
  • Te cuesta decir que no, puesto que consideras que esto es algo egoísta o temes que la persona se moleste contigo.
  • Piensas más en el “qué dirán” que en lo que deseas transmitir.
  • Tus emociones dependen en gran medida de las opiniones que los demás tengan sobre ti.
  • Entras en bucles de pensamientos sobre conversaciones que ya se han sucedido, analizando las posibles consecuencias de tus palabras, así como la imagen que los demás se puedan generar sobre ti.
  • Tienes tendencia a culpabilizarte cuando se da una situación tensa con alguien.
  • Consideras que la felicidad de tu entorno depende de tu forma de comportarte.
  • Te anticipas a posibles conversaciones para preparar tu forma de responder ante ellas.

Estos son algunos ejemplos que pueden clarificar que tienes una excesiva necesidad de aprobación que no te permite mantenerte conectado contigo mismo, con tus deseos u opiniones. Tendencia que, además es importante señalar, puede llevar a desarrollar trastornos del estado del ánimo, como puede ser la depresión o estados de ansiedad.

Ahora bien, qué se puede poner en marcha para comenzar a modificar esta tendencia:

En primer lugar, es importante tener presente que para disminuir el peso que damos a la aprobación externa, necesitamos comenzar por aprobarnos a nosotros mismos. Para ello, hay que conocerse en profundidad, saber cuáles son tus fortalezas, para disfrutarlas y aprovecharte de ellas; y cuáles son tus debilidades, para trabajarlas si así lo deseas o aceptarlas como parte de ti si no es necesario que las superes.

Por otro lado, es necesario interiorizar que la discrepancia o falta de acuerdo con alguien no lleva necesariamente, o no debería, a que se te desapruebe. Es más, es importante que estas discrepancias se sucedan para que se ponga en marcha el respeto necesario en cualquier relación que se considere saludable.

Para ponerte en marcha y superar esta necesidad de aprobación externa, da los siguientes pasos:

  1. Comienza con pequeñas decisiones que tomes tú mismo. Dependiendo de la situación en la que te encuentres estas decisiones podrán ser rutinarias, como la ropa que eliges, teniendo en cuenta tu comodidad y propia opinión; o más grandes como puede ser la decoración de un espacio de tu casa. Detente a hacer una serie de pasos en los que vayas subiendo el nivel de dificultad y comienza desde el menor hasta el mayor.
  2. Cuando tomes alguna decisión propia detente a observarte. ¿Cómo te sientes? ¿Esta decisión responde a tus propios deseos o a alguna creencia que mantienes con la que no estás de acuerdo?
  3. Comienza a dar tu opinión de una manera asertiva. Primero en aquel ambiente en el que te sientas más seguro para después ir extendiendo este hábito al resto de ámbitos de tu vida. Para ello, puedes emplear la técnica del Sándwich, que engloba tres pasos: Acercamiento – opinión o límite – Acercamiento. Por ejemplo, alguien comenta que está de acuerdo con que a los hombres que se dedican al fútbol se les pague más que a las mujeres futbolistas y tú piensas todo lo contrario, tu opinión con la técnica del sándwich sería algo así: Entiendo lo que comentas, sin embargo mi opinión es que debería estar más equilibrado, espero que respetes esta opinión al igual que yo lo hago con la tuya. Con esta técnica resulta complicado que la persona se sienta atacada y, al mismo tiempo, tú no sientes culpabilidad al decir lo que opinas ya que lo englobas en un acercamiento a la otra persona.
  4. Refuérzate cada paso que vayas dando. Independientemente del resultado ten en cuenta que estás saliendo de tu zona de confort y que estás trabajando para hacerte dueño de tus decisiones.
  5. Ten muy presente que comenzar a dar pasos para dejar atrás la necesidad de aprobación externa te conecta contigo mismo. Es una manera de conocerte realmente y de dirigir tu vida hacia donde deseas, tanto en lo que a relaciones se refiere como en tu propio desarrollo a todos los niveles.

Para terminar, es importante añadir que el hecho de agradar a los demás no es nada negativo, es más, es una fuente de satisfacción personal. Ahora bien, hay que identificar si esto lo llevamos a cabo siendo nosotros mismos o acomodándonos a lo que los demás desean o esperan de ti.

Spread the love
No Comments

Post A Comment